C.H. 1982-1991

 

En un clima de marcada decadencia, la dictadura militar creyó ganar legitimidad, con un torpe discurso chauvinista sobre la recuperación de Malvinas. El engaño  triunfalista a través de los medios de comunicación atrasó un poco el conocimiento de que la guerra estaba perdida desde el comienzo. En junio, el Papa vino para anunciar la derrota.

La vuelta de la democracia se dio en una atmosfera en la que se rechazaba ahora toda violencia o guerra.  Se hablaba de un renacer de la cultura, que resurgía con  el Teatro Abierto, la labor de los jóvenes en las parroquias, los recitales de rock nacional, el activismo renaciente en universidades y fábricas. Como parte de un discurso laico, se sancionó el divorcio vincular. Las consignas del triunfo alfonsinista fueron, paz, democracia y derechos humanos. Otra consigna -“Nunca Más”- ganaría popularidad, cuando una comisión (Conadep) investigó los crímenes de la dictadura y se realizó el Juicio a las Juntas, responsables. Finalmente las leyes de Punto Final y Obediencia Debida  limitarían este proceso.  Se produjeron además una serie de alzamientos militares entre 1987 y 1988 y otro de un grupo nacionalista de izquierda al año siguiente. En lo económico, el “Plan Austral” venía a implementar una “economía de guerra” para terminar con la inflación, pero a largo plazo no fue efectivo y todo derivó en un caos de hiperinflación. Antes de cumplir la totalidad del mandato, Alfonsín traspasó forzosamente el gobierno a Carlos Menem. Este había hecho su campaña bajo las consignas de “salariazo” y “revolución productiva”, pero lo que siguió fue un programa de privatizaciones, desregulación laboral y recortes de gastos sociales, en el marco del Plan de Convertibilidad, asociado al nombre del ministro Domingo Cavallo que ocupó su cargo desde 1991.

 Estas políticas se daban en un contexto más general signado por un nuevo orden internacional, en el que América Latina aplica las llamadas reformas neoliberales impulsadas por el Consenso de Washington, el FMI y el Banco Mundial. A su vez la caída del Muro de Berlín expresaba el desmembramiento de la URSS y el fin de la “Guerra Fría” entre el bloque occidental y el bloque soviético.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: