JUAN PERÓN Y EVA DUARTE

la foto 4 (13)

 

En relación al Palacio de los Deportes, “Perón y Evita” forman uno de los mitos más fuerte de los que se nutre la propia mitología del Luna. Se supone que este fue el escenario en el que nació el romance, durante un evento que se proponía reunir fondos de ayuda para las víctimas del terremoto de San Juan, en 1944.

El Gral. Perón (1895-1974) sería Presidente de la Nación Argentina en tres ocasiones. Eva (1919-1952) se convertiría en primera dama, Presidenta del Partido Peronista Femenino, Presidenta de la Fundación Eva Perón y Jefa Espiritual De La Nación.

Ambos están asociados, en la épica nacional, a las conquistas sociales de los trabajadores entre 1945 y 1955. En efecto, el “Peronismmo” asciende como un rechazo a la llamada década infame de 1930 marcada por el fraude y el gobierno de los sectores más conservadores.

Si realmente fue aquí el primer encuentro o fue en otro sitio, es algo que en sí mismo no tiene mayor importancia. Pero sí vale como mito y como tal se construye en retrospectiva, puesto que cuando Eva Duarte conoció a Juan Perón todavía no era identificada como  abanderada de los humildes, sino como una actriz de radioteatro. Sin embargo, en esa retrospectiva, que esta dupla, tan recordada por los sectores populares, coincidiera por primera vez en un espacio que tradicionalmente se presentó como escenario de lo popular y como “Casa del Pueblo”, fortalecía tanto el discurso peronista como la identidad de la empresa Luna Park.

Más allá de ese episodio singular, la presencia de Juan Domingo Perón y Eva, en este recinto, fue asidua durante los años `40. No nos referimos solamente a los mítines políticos, sino a su asistencia en tanto espectadores a las veladas boxísticas. Por su puesto que estas “visitas” –sin negar un sincero gusto por ese deporte- no dejaban de componer un gesto político que se completaba con cierta conducta, como por ejemplo dejarse fotografiar con las figuras más populares del momento, como el caso de José María Gatica.

Tampoco se trataba de una originalidad de Perón, puesto que no era la única autoridad pública que participaba de un espectáculo de entretenimiento. No es además un invento meramente argentino, pues el historiador Eric Hobsbawm  nos recuerda que ya, desde finales del siglo XIX, el Rey de Inglaterra asistía a la final de la copa de fútbol,  o que en Francia los dirigentes hacían lo propio tratando de identificarse con la República. En todo caso el marco era la nueva sociedad de masas en la que los dirigentes debían optar por estrategias políticas que los acercaran a la población de votantes.

 

1944

1946

1949

1950

1951

1952

1953

1955

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: