Sistema

diadelaradio

La Empresa Luna Park es un punto que armoniza con otros, dentro de un sistema constituido por films, radios, semanarios, televisión, etc. Aún antes de convertirse en Estadio, siendo una feria de esparcimiento, su actividad se conectaba con el desarrollo de una tecnología típicamente moderna de la comunicación masiva: la radio. El momento decisivo para la incipiente industria radial argentina se dio en 1923, con la transmisión de la pelea por el campeonato mundial (desarrollada en el Polo Ground de Estados Unidos), entre Jack Dempsey y, el argentino, Luis Ángel Firpo, el 14 de septiembre. Fue una experiencia fuertemente emocional de la comunidad, un clima de ansiedad en toda la ciudad y al mismo tiempo un gran negocio. Anuncios publicitarios como los de Ketzner y Cía, hablaban de “La semana Firpo”: para facilitar la adquisición de aparatos receptores, PEKAM para el match Firpo-Dempsey, HEMOS RESUELTO HACER UNA REBAJA GENERAL POR OCHO DÍAS SOLAMENTE”. Por otra parte, cientos de aficionados se congregaron para escuchar la transmisión fuera de las redacciones de diarios, en cines, clubes sociales y en oficinas de partidos políticos…. o en la Exposición Internacional de Radiocomunicaciones que se realizaba entonces en el local del Luna Park. En este sistema se articula también la gran prensa: el diario Crítica comentaba que entre las atracciones que esta exhibición presentaría, se contaba la de un receptor contenido en una sortija. Sin embargo, el mayor éxito del evento consistía en que sería aprovechado por el propietario de la feria –Domingo Pace- para dar desarrollo por vía inalámbrica de aquel enfrentamiento de boxeo, entre el Toro Salvaje de las Pampas y el Matador de Manassa. Hasta entonces el nombre Luna Park no se asociaba a la actividad pugilística, pero con el “Combate del Siglo” nació también el Luna al boxeo. Paradójicamente, la inauguración del Stadium que llegaría a convertirse en la Meca del boxeo profesional argentino iba a coincidir con el ocaso del primer ídolo que atrajo a este deporte verdaderas multitudes. Efectivamente, apenas unos días después de que el Luna abriera oficialmente sus puertas al boxeo, en marzo de 1932, sus propietarios auspiciaron la pelea entre “el torito” Justo Suarez y Víctor Peralta, en la que este último destronó definitivamente al “boxeador del pueblo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s