Espectáculo y política

1945-libreados

El Luna también fue uno de los sitios físicos en que se desarrollaron diferentes manifestaciones políticas. Hemos visto que desde el lado de los propietarios del estadio, la actividad inmobiliaria era una de las formas de intervenir en los negocios del espectáculo, a través del alquiler de la sala, sin importar demasiado el color ideológico del inquilino ocasional. Esta versatilidad del Palacio hacía que su nombre aparezca en distintas secciones de la prensa. Las palabras Luna Park no figuran solamente en la página de espectáculos, como anuncio pagado por la misma empresa para publicitar, por ejemplo, el cacht, sino que también pueden aparecer en la sección política, como por ejemplo ocurre en el Clarín del 9/9/45: Ayer se realizó en el Luna Park el anunciado festival en beneficio de las libertades democráticas”. En este caso se trataba de un acto del Partido Comunista, cuyo lenguaje va anunciando la sintonía con los frentes populares de la época, conjugados tras una democracia formal con pluralidad de partidos que se expresaría en 1946 con la Unión Democrática. En ese camino el Luna era un lugar adecuado no solo para convocar a la multitud (“Al comenzar la función una crecida concurrencia llenaba las distintas localidades, dando muestra de gran entusiasmo”), sino que tras lo que podría parecer una disposición  meramente ornamental del espacio, se componía un terreno cargado de gestos sociales: Sobre el escenario, leyendas. Una de ellas decía: “La libertad no se otorga; es una legítima conquista y corresponde al pueblo”.  Al mismo tiempo la presencia de una cantidad de figuras del cine, del teatro y de la música podría ir en el mismo sentido: “el actor Ángel Magaña actuaba de locutor, presentando a los actores  y leyendo las  adhesiones que llegaban.  Entre muchos otros, actuaron… la orquesta de Pugliese, el actor Marcos Caplan, la Caravana del Buen Humor… y la cancionista Libertad Lamarque. Y una comisión de actrices cinematográficas que integraban las señoritas Nury Montse, Amelia Bence, Zully Moreno, Carmen Valdez, Alita Roman, Elena Lucena, Juana Sujo y Elina Colomer….”  Así el Luna Park se nos aparece como un claro producto del siglo XX, una arena para celebraciones públicas que enreda el ritual y el espectáculo y las leyes de la moderna economía.

1945-oprima aqui-reducida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s