¿Abolir el boxeo?

tapaguiapug-32

Desde la década del 20 quienes serían fundadores y propietarios del Stadium Luna Park, actuaban como promotores de boxeo. La llamada Pelea del Siglo (1923), que tuvo como protagonista a Firpo, creó un clima de ansiedad colectiva en Buenos Aires que rompió con la prohibición que pesaba sobre la práctica profesional de aquel deporte en la ciudad. Con ello se abría también el juego a los managers y match-makers que organizaban financieramente las exhibiciones y a los muchachos que empujados por la crisis, se calzaban los guantes para tratar de escapar de la miseria. En ese contexto crecería el Palacio de los Deportes. Las ideas de “abolir” el boxeo, descontando algunos proyectos de ley de la década del 60, volverían con fuerza a finales de 1980. Tito Lectoure, por supuesto  vinculado fuertemente al pugilismo, se declaró en la Cámara de Diputados, en contra de los “enemigos del boxeo” (1988). Pero la ausencia de combates en el ring del Luna, obedecía a una fuerza mucho más poderosa que una norma escrita: ese mismo año solo 5 sábados y algunas reuniones televisadas, serían destinados al boxeo, el resto del calendario lo ocupaban actividades extra-boxísticas, musicales, etc. Ya por entonces la prensa deportiva rumoreaba el cierre del gimnasio del Luna por la “magra productividad” de ese tipo de exhibiciones.

1988-oprima-reducida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s