Entre la novedad y la tradición

1954-carnavales IIII

Ya en los `30, los propietarios del Luna presentaban al estadio, en cada afiche, publicidad o programa de mano, con un discurso que exaltaba su carácter de empresa “nacional” y arriesgada a ir en contra de la lógica mercantil, con el fin de ofrecer novedades al púbico porteño, imponiendo espectáculos desconocidos entre nosotros.  “Siempre sola – continua la revista Stadium, 1937- esta empresa genuinamente argentina está realizando esfuerzos que en otros países son obras de gobierno…”  Este discurso reaparece luego, en documentos más íntimos, dirigidos a un interlocutor que ya no es el público general, como los que hacia 1956 buscan una rebaja en los aranceles impuestos por la Sociedad Argentina de Actores y Compositores de Música: “Las Romerías constituyen un baile que mantenemos por tradición… lo percibido de este espectáculo apenas alcanza para cubrir los gastos de personal, luz y músicos…” Como empresa nacional, como ventana a la novedad o como custodio de una tradición, la lógica parece ser similar: construir una identidad del Palacio de los Deportes  que lo muestre como centro social de la gran ciudad, más allá del balance comercial.

1956-oprima-reducida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s