Tribunas y Ministerios

1956-box IIII

Al irrumpir la autodenominada Revolución Libertadora, el nuevo gobierno militar intervino  la Confederación Argentina de Deportes y el Comité Olímpico Argentino (CADCOA), con la figura del General Fernando Huergo como interventor. Muchos deportistas fueron excluidos por haber simpatizado con el peronismo. Por otra parte, hemos mencionado cómo Política, ideología y deporte se conjugaban en la historia del Luna, con un Ismael Pace que habría sabido armonizar con la atmósfera peronista. ¿Qué pasaría luego del derrocamiento de Perón? A comienzos del 56, en carta al Gral Huergo, el estudio de un plan de seguro contra accidentes, para boxeadores, es presentado, por las autoridades del Stadium, como una gestión “acorde con el movimiento revolucionario que está viviendo nuestro país… Entendemos con ello –continua- colaborar con los postulados de la revolución e interpretar el patriótico afán del Sr. Interventor en favor del deporte argentino. Desde ese aspecto, el atletismo seguía siendo una de política de estado, definida por el personal político del momento y los empresarios del deporte, pues esta iniciativa –dice la carta– surgió a través de una conversación con el Sr Simonetti, funcionario eficaz de CADCOA.

1956-oprima-reducida

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s