Más que un deporte

1959-catch IIIII

En su Mitologías, Roland Barthes, analiza el catch, como un espectáculo en el cual se escenifica un concepto puramente moral: la justicia. Ahora bien, en Bs. As. el Catch-as-catch-can (o agárrese como pueda) fue uno de los entretenimientos más atractivos para el público desde fines de la década de 1930, y el Luna Park se veía colmado tres días a la semana para ver, justamente, como los “buenos” se enfrentaban a los “malos”. Detrás del escenario, había otro lenguaje, habitado por empresarios y autoridades, plasmado en libros contables. En efecto, los propietarios del Luna, no lo consideraban un deporte, sino que “lo asemejamos al espectáculo circense, pues… se trata de actos y situaciones… de habilidad acrobática a efectos de brindar al público la emoción y la diversión que originan situaciones realmente cómicas…” En apoyo de este criterio, los hombres de negocio mencionaban que “las autoridades municipales que controlan los espectáculos deportivos no lo hacen con respecto al catch”; tampoco la Federación Argentina de Lucha, “por no considerarlo deporte”. La importancia de tales definiciones se enmarca en una serie de estrategias utilizadas por los hombres de la industria del entretenimiento, para reducir sus costos, en este caso, tratando que no se cargue con impuestos excesivos al espectáculo.

1959-oprima-reducida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s