Las palabras y los puños

1932-justo suarez

El estadio Luna Park es un producto de la sociedad a la cual entretiene. Su historia refleja buena parte de las contradicciones de los tiempos que le han tocado vivir. Asociado  generalmente, en el imaginario colectivo, al desarrollo del boxeo (rentado) en Buenos Aires desde la década de 1930; una actividad que por entonces se arraigó tan fuerte en el público, que se fue interiorizado en el lenguaje: “estar en la lona”, decimos cuando nos va mal; “nos salvó la campana” cuando logramos evitar un obstáculo por casualidad. El Luna mismo comenzaría, entonces, a formar parte del lenguaje, como mito de lo “popular”,  por ejemplo en diversas expresiones musicales, que van desde los tangos que marcaban al stadium como un mojón en la geografía de calle Corrientes, habitada por luces y multitudes, hasta el rock de fines del siglo XX, que avizoraban que una Buenos Aires sin Luna Park, sería como un mundo reinado por puros cálculos egoístas… aún más.

1932-oprima reducido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s