Llegar a ser conocido

accavallo III

Según Horacio Accavallo, el Luna Park era para los boxeadores, como un padre y una madre, figuras encarnadas en “Tito” Lectoure y Ernestina Devecchi. Antes de este padrinazgo, dice Accavallo, era muy difícil ser campeón mundial; y ni ganándole a boxeadores extranjeros se llegaba a ser conocido. En efecto, en 1965 Horacio venció al campeón mundial,  Salvatore Burrini,  y sin embargo bajó desde el segundo al sexto lugar del ranking. Evidentemente, en la moderna economía, el talento deportivo debía conjugarse con una gestión ajustada a aquella. Luego, con las inversiones de la empresa Luna Park y la búsqueda de combates adecuados, en 1966 obtuvo el campeonato mundial en Tokio, Japón

1966-oprima-reducida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s